Envío gratuito en pedidos de más de 29€
0

The cart is empty

Total

0.00 €

Sigue Comprando
¡Cómo evitar que tu perro se maree en el coche!

¡Cómo evitar que tu perro se maree en el coche!

Aunque hoy en día en algunas zonas ya es posible moverse por la ciudad en transporte público con perro, siempre suele ser mejor la opción de coger el coche cuando se trata de viajes algo más largos. En el automóvil es donde mejor puede ir ya que tendrá más espacio, irá más cómodo y además siempre se puede parar para que el peludo estire las patitas. Sin embargo, para muchos perros el traslado en coche por muy corto que sea no siempre es un camino de rosas. Muchos perretes suelen estar incómodos y quejarse porque se marean. En este blog os daremos las claves para que el perro se sienta agusto en los trayectos de coche y veremos también cómo evitar que tu perro se maree en el camino.

Por lo general este problema suele afectar más a los cachorros, es lo mismo que ocurre con los humanos, los niños pequeños tienden más a marearse que los adultos porque los mecanismos que regulan el equilibrio no están del todo desarrollados. Sin embargo, también puede ser por un problema de ansiedad. ¡Vamos a ver cómo combatirlo! 

¿Cómo saber si se está mareando?

Aunque hoy en día en algunas zonas ya es posible moverse por la ciudad en transporte público con perro, siempre suele ser mejor la opción de coger el coche cuando se trata de viajes algo más largos.

En el automóvil es donde mejor puede ir ya que tendrá más espacio, irá más cómodo y además siempre se puede parar para que el peludo estire las patitas. Sin embargo, para muchos perros el traslado en coche por muy corto que sea no siempre es un camino de rosas. Muchos perretes suelen estar incómodos y quejarse porque se marean.

En este blog os daremos las claves para que el perro se sienta agusto en los trayectos de coche y veremos también cómo evitar que tu perro se maree en el camino.

Por lo general este problema suele afectar más a los cachorros, es lo mismo que ocurre con los humanos, los niños pequeños tienden más a marearse que los adultos porque los mecanismos que regulan el equilibrio no están del todo desarrollados. Sin embargo, también puede ser por un problema de ansiedad.

¡Vamos a ver cómo combatirlo!

 

 

¿Cómo saber si se está mareando?

Seguramente empiece a quejarse, llorar o estar muy inquieto. Si este comportamiento va seguido de jadeos, babeos, arcadas o diarreas será una señal.

 

Familiarízale con el coche

Es importante que desde pequeño le familiaricemos con el coche para que lo tome como algo natural. Lo que puedes hacer con él son pequeños juegos divertidos, por ejemplo, hazle subir o bajar varias veces, juega cerca del vehículo o esconde pequeños premios dentro del coche y haz que tenga que encontrarlos. Una vez que esté cómodo inténtalo de nuevo con el motor en marcha.

Otra técnica que puedes seguir es la de comenzar con pequeños paseos, y hacer que se relaje dentro del coche, tómate tu tiempo y trata de premiar la buena conducta. Que el perro entienda que el viaje en coche no tiene ningún peligro.

 

Asociación positiva

Una de las causas de mareo pueden ser porque tu perro esté nervioso porque sepa dónde le vas a llevar, si únicamente le montas en el coche para que vaya al veterinario lo asociará con algo negativo y tendrá miedo. 

Lo que puedes hacer las primeras veces es que el viaje acabe en un sitio agradable para él, un parque, la playa, la casa de alguien conocido.. De esta forma asociará los viajes con experiencias positivas. Para fomentar la experiencia positiva también podemos premiarle con una dosis de mimos, juegos o incluso con algún que otro caprichito.

 

 

Consejos

  • No le des de comer dos horas antes del trayecto.
  • Antes de hacer un viaje largo dale un paseo largo para que esté cansadito y duerma durante el trayecto.
  • Parar cada hora para que haga sus necesidades y estire las patas.
  • Átalo bien con el cinturón específico para mascotas y así evitaremos que se mueva en parones bruscos.
  • Ponle un  acompañante de viaje, ya sea su peluche favorito o alguien que le de mimitos de vez en cuando para que esté agusto y tranquilo.